Es seguro compartir los juguetes sexuales?

Seguro que cuando vas a comprar un juguete erótico te surgen mil dudas, miras las formas, los colores, potencias de vibración o incluso el lugar de fabricación, (gran error porque para tu sorpresa  algunas de las mejores marcas diseñan en otros países pero fabrican en china), pero seguro que pocas veces buscas los materiales de composición y, si los lees, te quedas con cara de “ok, no entendí nada”.

Algo importante que debes saber es que los juguetes sexuales no están regulados por las autoridades sanitarias y están fabricados en un sinfín de materiales según cada fabricante, ese es uno de los motivos por el que te recomendamos acudir siempre a profesionales, aunque ya os contaremos más…

De momento para orientarte un poco,  te vamos a contar algunas cosillas sobre los distintos materiales que vas a encontrar en el mercado, con el objetivo de que tu disfrute sexual sea además de placentero,  una experiencia sana.

Lo ideal sería que nuestro juguete fuera  personal e intransferible, pero no olvidemos que puede haber situaciones  en las que el juguete lo pueden usar distintas personas, en estos casos es muy importante varias cosas: lo primero nunca usar un juguete poroso con distintas personas y si tienes que hacerlo Siempre con Preservativo. Los juguetes que sean de materiales no porosos darían menos problemas en ese sentido siempre y cuando los desinfectes bien antes y después de cada uso.

Lo que más nos interesa siempre es buscar materiales no porosos, los más característicos serian la Silicona, Plástico ABS, Cristal y Acero ya que así nos aseguramos que los fluidos no se quedan atrapados en su interior y las bacterias que pudieran formarse, no puedan salir a la superficie y entrar en contacto con la piel en otros usos, también notarás que no coge ningún olor, como puede pasar con otros materiales poroso.

La silicona de grado médico sí está regulada por las autoridades sanitarias, a diferencia del resto de materiales, y es el material más seguro de todos. No contiene aditivos, ni ftalatos y es 100% hipoalergénica. Fue creada para usarse en un entorno médico, por lo que está específicamente pensada para entrar en contacto con el interior de tu cuerpo. Es capaz de mantener la temperatura corporal y es sumamente suave y bastante flexible, por lo que hace que sea un material muy agradable además de seguro. Se recomienda utilizar siempre lubricantes de base de agua. Los juguetes que están hechos completamente de silicona, como los dildos, pueden ser hervidos o puestos en el lavavajillas para asegurarte además de una limpieza perfecta, la esterilización del juguete. Con un cuidado adecuado es un material que dura muchos años. Es recomendable guardarlo en su propia funda de tela, separado del resto de juguetes eróticos.

Con todas esas ventajas diremos que su único inconveniente seria que el precio es algo superior al resto, pero aseguramos que merece la pena la inversión.

El plástico ABS es un termoplástico muy común en la fabricación de las partes no insertables de los juguetes: los botones o el mango, aunque también se utiliza para juguetes completos.

Se trata de un plástico hipoalergénico, no tóxico y libre de ftalatos, perfecto cuando va a entrar en contacto con nuestro cuerpo.                                                          Muchos fabricantes combinan silicona y ABS plástico para hacer los juguetes más accesibles a todos los bolsillos, puede ser una gran opción.

Los juguetes de plástico ABS transmiten muy bien las vibraciones. A algunas personas les gusta mucho este tipo de juguete, pues su rigidez permite estimular mejor ciertas zonas esquivas, como el punto G femenino o el punto P masculino. También es un material estupendo para los estimuladores de clítoris. Aunque habrá que tener cuidado con la intensidad y presión ejercida, porque para algunas personas puede ser molesto.

Se pueden utilizar con lubricantes tanto de base acuosa como base de silicona, y para desinfectarse se puede pasar una gasita con alcohol, aclarándolo posteriormente para que no quede ningún resto que pueda irritar las zonas íntimas.

Los juguetes fabricados en plástico, bien conservados, pueden durar años. No obstante, es posible que sufran grietas o roturas si se caen al suelo, o arañazos, por la propia característica del material.                                                              Es recomendable guardarlo en su propia funda de tela, separado del resto de juguetes eróticos.

El cristal y el acero como imaginas son materiales de una dureza extrema.

Concretamente el cristal pírex, es un material reciclable y en su fabricación no se utilizan productos químicos o disolventes,  se utiliza en elegantes diseños de distintas marcas. Este material es no poroso,  muy suave, más denso que el cristal tradicional y mucho más resistente a golpes. Es fantástico para jugar con las temperaturas. Puedes calentarlo en el microondas o con agua caliente o enfriarlo un poco en la nevera (llevar precaución después).

Mucha gente se sorprende con estos juguetes y piensa que son excesivamente delicados pero se trata de uno de los materiales más resistentes si se usa con cuidados adecuados.

Puedes lavarlos con agua y jabón neutro y pasarle luego alcohol para desinfectarlo recordando siempre aclararlo después. Como todos los juguetes es recomendable guardarlo en una funda de tela o acolchada en este caso.

El acero es también un material hipoalergénico, no poroso por lo que no absorbe olores, fluidos o bacterias y puede esterilizarse completamente con alcohol.                            

La textura es muy suave y es genial también para juegos de temperatura. Suele utilizarse bastante para plugs o joyas anales ya que además aporta un peso interesante para excitar esa zona.

Hasta aquí los principales materiales no porosos.

Pero claro que en el mercado vas a encontrar juguetes eróticos de otros materiales, y vamos a hablar un poco sobre ellos también. Debes saber que no son tan ecológicos ni tan inocuos como los que hemos mencionado hasta ahora, pero que con unos cuidados y renovándolos periódicamente no debes tener ningún problema.

El  látex fue uno de los materiales más populares para fabricar juguetes eróticos. Es un material mucho más barato que la silicona, y tiene mucha más flexibilidad, lo bueno del látex es que existen muchas variedades y formas, con lo cual, los fabricantes se van adaptando de acuerdo al uso que se le dará al juguete sexual. Por ejemplo, no se utiliza el mismo látex para un consolador vaginal que para uno anal. Los juguetes eróticos con látex pueden usar lubricantes en base de agua. Como desventaja principal de este material, es muy poroso por lo que mantienen los olores y las bacterias, por eso se hace necesario limpiarlo continuamente, puedes usar agua tibia y jabón neutro, aunque te recomiendo la utilización de un limpiador específico antibacteriano. Nunca utilizar productos abrasivos como alcohol o lejía, ya que dañarías el artículo.

Es recomendable que lo dejes secar al aire libre. Guárdalo en una funda individual y alejado de otros aparatos de diferente composición química (materiales), ya que podrían reaccionar entre sí y deteriorarlo. Y, para mayor higiene, vuelve a lavarlo siempre antes de usarlo nuevamente. Las posibles alergias o hipersensibilidades al látex son muy poco frecuentes, pero posibles, asegúrate de que no eres alérgico/a.

El cyberskin o TPE es un material que pretende emular la sensación de acariciar una piel humana, y lo ha conseguido. Ha sido creado en base a una mezcla de cloruro de polivinilo y silicona, y como en todo no te fíes porque existen distintas calidades. Es un material que requiere ciertos cuidados especiales, está dentro de los porosos por eso te recomendamos usar  un lubricante de base agua, a la larga los de silicona podrían dañarlos. Debes lavarlos muy bien con un jabón antibacteriano y secar el agua sobrante, te recomendamos que una vez seco le pongas polvos de talco para conservar su textura y guárdalo en una bolsita para que no se mezcle con otros juguetes.

El plástico de TPR, también llamado elastómero o caucho termoplástico, ha sido desarrollado como una alternativa sintética al caucho natural. Suele tener colores muy vivos ya que admite todo tipo de tintes y aguanta bien el paso del tiempo.  Por otra parte, dada su baja concentración en caucho y los procesos de manipulación a los que éste es sometido, los riesgos de alergia vinculados al látex son realmente mínimos en los productos realizados en este material.   

Para lavarlos te recomendamos usar un jabón neutro antiséptico nunca alcohol ya que es un material poroso.

Los juguetes eróticos de Jelly o gelatina, suelen ser transparentes o de colores muy brillantes. Gracias a su textura permite crear infinidad de formas y tamaños a costos muy razonables lo que notarás también en el precio. Son de los juguetes más flexibles del mercado, sin embargo, tienen en su contra que están compuestos por PVC con sustancias químicas, como ftalatos. Además, pueden tener un olor a plástico, muy característico. Este tipo de juguetes se recomienda renovarlo en cortos periodos de tiempo, dos años máximo, aunque también dependerá de los cuidados que le des.                                                    Debes ser muy concienzudo con la limpieza utilizando siempre jabones antibacterianos y agua tibia que permita conservar el material del mismo y ayudarlo a eliminar las bacterias sin perjudicar su contenido. Lo ideal es que se conserve separado del resto de juguetes para que no absorba ningún tipo de olor o similar. En caso de querer compartir el juguete lo ideal es utilizarlo siempre con un preservativo para alargar su duración y proteger la salud.

Esperamos que esta pequeña guía te sirva un poco de orientación a la hora de conocer mejor los materiales de tus juguetes eróticos.

By: Judith & Delphine (Inanna Sex Shop)